En la actualidad FEDECOTRAN representa y defiende los intereses de las cooperativas de transporte andaluzas en las ocho provincias, así como a los autónomos y empresas que integran como socios a éstas, dando voz a un sector que engloba a alrededor de tres mil profesionales, hombres y mujeres, con fuerte arraigo en el tejido económico, social y productivo de nuestra comunidad autónoma.

A día de hoy el sector del transporte por carretera vive un paulatino pero decidido proceso de modernización, con importantes cambios legislativos, para los que no todas las empresas y profesionales del transporte están preparados a día de hoy. Ello supone un nuevo reto si cabe a añadir al lento recuperar de la crisis económica y financiera que golpea con dureza al sector desde hace casi un decenio.

La situación actual dista de ser positiva, si bien se ha experimentado una cierta mejora con respecto a los años más duros de la crisis pero el crecimiento de las empresas de transporte sigue lastrado por diversas razones, en una suerte de obstáculos casi endémicos que impiden que la mayoría de profesionales logren beneficios económicos, cuando no directamente sufren pérdidas ejercicio tras ejercicio. Sin duda el precio ascendente del combustible (gasóleo) es uno de los principales obstáculos a batir ya que supone un coste fijo que normalmente se repercute en el cliente final (consumidor) o en el propio transportista, cuando no en ambos, significando que en no pocas ocasiones los servicios prestados no supongan el más mínimo beneficio para quien lo realiza.

Por otra parte los continuos impagos por los servicios prestados, o el retraso continuo en los mismos, generan grandes problemas para la mayoría de empresas, máxime cuando no se dispone de un fuerte músculo financiero que amortigüe su impacto. Y debe tenerse en cuenta que actualmente se están pagando servicios a precios de hace casi veinte años, lo que sumado al encarecimiento de los costes fijos está llevando a muchas empresas a la ruina.

De hecho muchas empresas y profesionales con negocios perfectamente viables y con años de historia se ven obligadas a cerrar como consecuencia de dichos retrasos, con la consiguiente pérdida de empleos directos e indirectos y desmantelamiento de tejido industrial y productivo.

Y pese a todos estos obstáculos, las cooperativas de transporte mantienen su pulso a las adversidades en un claro ejemplo de que la Economía Social es una alternativa fiable y solidaria; que permite que muchas familias sigan adelante con sus respectivos proyectos vitales.

En este panorama económico y social FEDECOTRAN tiene como prioridad ser el interlocutor preferente de las cooperativas de transporte por carretea ante las diferentes administraciones públicas; representando a la Economía Social allí donde sea necesario que se oiga su voz. Y en esta línea de actuación la Federación de Cooperativas de Transportes de Andalucía impulsa y fomenta la creación de nuevas empresas de Economía Social, incentivando la integración de profesionales autónomos en sociedades cooperativas; asesorando en su constitución cuando así sea necesario con vistas a potenciar un cooperativismo activo y dinamizador en el sector del transporte de mercancías y viajeros por carretera.

Y es precisamente ése fomento del asociacionismo uno de los objetivos con los que afrontar en 2019, aprovechando especialmente la reforma de la Ley 14/2011, de 23 de diciembre de Sociedades Cooperativas Andaluzas, que permite la constitución de cooperativas con dos socios lo que contribuirá a buen seguro a reforzar un sector históricamente muy atomizado y en el que la figura de autónomo es especialmente vulnerable. En consonancia con ello, FEDECOTRAN ofrece constantemente a sus asociados un servicio de asesoramiento en todo lo concerniente a la legislación cooperativa y los pormenores derivados de su aplicación; empleando todos los medios a su disposición y en especial haciendo uso de las nuevas tecnologías lo que permite una intercomunicación dinámica que hasta hace unos años parecía tarea imposible.

Y no debe olvidarse la progresiva incorporación de la mujer a un sector en el que a día de hoy son una minoría; una minoría que puja fuerte y que se esfuerza por alcanzar puestos de responsabilidad en todos los ámbitos. Si bien todavía no son muchas las mujeres que se dedican profesionalmente a la conducción de vehículos pesados (el transporte de viajeros quizás sea la excepción) sí es cierto que en las cooperativas su presencia es creciente, sobre todo desempeñando laborales administrativas o servicios auxiliares.

Esta paulatina incorporación femenina ha propiciado un lento pero sólido cambio de mentalidad en la mayoría de las empresas, siendo palpable la necesidad de adoptar medidas de conciliación familiar y de fomento y respeto de la igualdad de género; medidas que sin lugar a dudas han beneficiado a todos los profesionales en su conjunto.

También es especialmente importante prestar la debida atención la formación y cualificación profesional de los hombres y mujeres que integran las empresas de Economía Social del transporte; aspecto que durante años ha mermado su potencial a pesar de las continuas iniciativas públicas y privadas destinadas a ello. Para hacer frente a esa necesidad de actualización constante de conocimientos, impuestos en muchos casos por la propia Administración (renovación de permisos, cualificaciones profesionales, etc…) FEDECOTRAN viene desarrollando distintas acciones formativas encaminadas a satisfacer las demandas del sector del transporte conforme a sus necesidades laborales y profesionales tales como cursos para la obtención del título administrativo de Competencia Profesional para el Transporte, obtención y renovación de permisos ADR (transporte de mercancías peligrosas) o renovación del Certificado de Aptitud Profesional CAP entre otros.

Pretende FEDECOTRAN también potenciar todas aquellas medidas cuyo objetivo sea mejorar la eficiencia energética y el respeto por el Medio Ambiente; algo que cobra especial importancia hoy día debido a los problemas de contaminación causados por el uso de combustibles fósiles y en especial el gasóleo. Todos sabemos que a medio plazo el sector afronta un reto de proporciones aún desconocidas ante la posible prohibición/retirada paulatina de los vehículos diésel; no existiendo a día de hoy una alternativa viable para el transporte pesado de mercancías.

¡Afíliate!



Acepto las condiciones de uso y política de privacidad